Cabecera

.

.

.

.

Índice

Sobre esta Unidad Didáctica

Cómo utilizarla

Educación Intercultural

Educación Intercultural y género

Democracia participativa y convivencia

Resocializacion del profesorado

Planificación del centro escolar

Competencia intercultural

Educación intercultural y pueblo gitano

Interculturalidad y TIC

.

Imagenescuelas

.

logo liga

.

Por Xavier Lluch

Contenidos

Sociedades multiculturales en entornos globalizados

La diversidad cultural es una característica de nuestra sociedad. Sin embargo, los fenómenos de globalización económica y social aceleran, entre otras cosas, los procesos de homogeneización cultural en todo el mundo. El contexto cultural está sometido a influencias que van más allá de lo local. La educación intercultural debería partir de este análisis y sus objetivos deberían estar inscritos en este contexto.

Educación intercultural

La educación intercultural no es la educación para los «diferentes» sino una propuesta global que pretende por encima de todo ser una educación de calidad para todos, que haga de la diversidad y la desigualdad el centro de gravedad de sus propuestas.

Se debería encargar de:

- Organizar experiencias de socialización basadas en valores de igualdad, reciprocidad, cooperación, integración.
- Utilizar la diversidad cultural como instrumento de aprendizaje social.
- Dotar a los alumnos y alumnas de destrezas de análisis, valoración y crítica de la cultura.
- Educar en el compromiso contra el uso de la diferencia y la diversidad como factores de discriminación y/o de desigualdad.
- Educar para vivir en contextos heterogéneos
- Crear cohesión social desde la pluralidad
- Construir comunidad desde la diversidad

Interculturalidad en tanto que proceso social y educativo deseable

La educación intercultural debe basarse en:

- Concepción diversa y compleja de la diversidad cultural.
- Comprensión cambiante y adaptativa de la cultura.
- Apreciar la realidad social y cultural como un valor positivo.

Los centros educativos son lugares privilegiados del encuentro de esta diversidad cultural. Se puede ejercer un cierto control del modo en que se organiza la vida social de los alumnos y alumnas y el modo en que se trata lo cultural. Por ello la Educación Intercultural tiene dimensiones éticas e ideológicas evidentes.

La educación intercultural plantea actuaciones globales que afectan a la vida del centro escolar en su conjunto y por ello no puede reducirse a programas concretos de actuación puntual o a actividades desvinculadas del curriculum ordinario del centro.

Ámbitos de actuación de la educación intercultural

Tres posibles ámbitos de actuación que de se deben analizar:

- Entender la multiculturalidad: analizar y conocer el contexto multicultural en el que el centro proyecta su trabajo.
- Vivir la multiculturalidad: posibilitar la vivencia y la expresión de la propia diferencia cultural y/o de la identidad. Educar en una gestión democrática de la vida escolar.
- Comprometerse a favor de la diversidad y contra la desigualdad. La vivencia de la diversidad debe acercarnos a entender la injusticia de la desigualdad.

Propuestas para en análisis del proceso intercultural

Algunas propuestas podrían ser las siguientes:

a. Hacer patente que la diversidad social y cultural es un hecho natural Ni la sociedad receptora es homogénea ni lo son los grupos culturales que la conforman. El primer paso para integrarse positivamente en una comunidad es aceptar la doble dimensión: como ente y como suma de individuos (unicidad y diversidad).

Soy yo en tanto que veo reconocida mi individualidad y soy miembro el grupo en tanto que veo esa particularidad mía.

Lo gitano debe considerarse un elemento más para el análisis de la diversidad, por ejemplo.

Los programas que mejor han ayudado a intervenir desde una perspectiva intercultural con el pueblo gitano son los que han interpretado su peculiaridad u la han incorporado a programas globales de intervención.

b. Evidenciar que la diversidad social y cultural es un hecho complejo Para entender lo que somos, hay que analizar nuestra comunidad a partir de la diversidad que todas y todos aportamos y la acción de agentes culturales muy poderosos que nos influyen a todas y a todos, con independencia del grupo cultural al que se pertenece: economía, medios de comunicación, productos culturales, etc.

Restricciones en la percepción de la diversidad cultural

Seguimos teniendo una tendencia a:

- Focalizar el análisis hacia el diferente, sin atender a la necesidad de un verdadero análisis global en el que todas y todos estén involucrados, no es saludable.
-  Etnificar la diversidad: centra la explicación de los diferentes vinculada al factor étnico-racial- la diversidad visible-. Tiene un gran peso en la representación simbólica de lo que significa ser diferente e inmigrante.
- Asociar el estatus económico y la etnicidad. Esto nos lleva a la identificación de diversidad–problematicidad, diferencia-deficiencia. Estas restricciones influyen en la manera en que se concibe la educación intercultural.

Educar en una visión positiva de la diversidad social y cultural

Para ello hay que reconocer dos premisas:

- La diversidad es un hecho intrínseco a las sociedades.
- Todas y todos forman parte de esa diversidad.

Existen dos discursos contrapuestos que conviven en nuestra sociedad:

- Discurso retórico positivo de la diversidad sociocultural. Una representación amable y desprovista de conflicto, políticamente correcta de concordia y felicidad intercultural.
- Discurso negativo que desacredita sistemáticamente al diferente (étnico, inmigrante, extranjero), vinculado a situaciones negativas (pobreza, marginación; violencia/conflicto; ambas) que genera una percepción el contacto intercultural como perjudicial.

Es preciso educar para una percepción social positiva de la composición plural de nuestra sociedad. Esta visión debe estar contextualizada. Una visión que denuncie las políticas que problematizan la diversidad y, por ejemplo, aporte datos para contradecir el discurso que fundamenta esta problematización.

Debemos creer en su deseabilidad. Hay que difundir y publicitar los argumentos sociológicos y antropológicos que avalan la tesis de que una sociedad multicultural es una sociedad mejor, que su heterogeneidad y su diversificación permite mayores posibilidades de innovación, de creatividad y de adaptación a los cambios sociales.

La escuela, espacio fundamental para el establecimiento de relaciones igualitarias

Uno de los objetivos fundamentales de la educación intercultural es el de organizar procesos educativos, marcos de socialización basados en la igualdad, la reciprocidad, la cooperación y la integración.

La aceptación no tiene que ser solo formal, sino real. Además, educar para una convivencia colectiva necesita de la participación y de la implicación.

En la escuela podemos hacer realidad un cierto equilibrio en las relaciones entre los miembros del grupo ya que podemos regular las condiciones en las que se establecen los intercambios y las interacciones. Solamente educaremos en una perspectiva intercultural si la escuela lo es al mismo tiempo.

Análisis crítico de las culturas

No podemos caer en el relativismo cultural. Si hay igualdad y respeto, podemos analizar críticamente las culturas. Es más, tenemos el derecho y la obligación de expresar aquellos aspecto de la cultura que no nos gusta, tanto de la cultura propia, como de los otros, eso sí, siempre que se haya garantizado la aceptación personal en tanto persona y establecido las condiciones de igualdad en el debate del conflicto.

Multiculturalidad y Compensatoria

Las primeras propuestas pedagógicas de atención a la pluralidad cultural se generaron en los años 80 y 90 desde los colectivos de maestros y maestras que trabajaban con poblaciones escolares en situaciones de fuerte deprivación socioeconómica (inmigrantes, gitanos). Sin embargo, aunque ambos campos deban seguir tratamientos simultáneos, hay que discernir que pertenecen a ámbitos distintos. Porque si no se distinguen, posteriormente, se produce la identificación entre diferencia y deficiencia.

Debemos evidenciar la naturaleza política de los conflictos presuntamente culturales.

Conclusiones del trabajo de interculturalidad con el Pueblo gitano

A continuación se muestras las conclusiones que se han alcanzado tras el trabajo realizado desde los años 80:

- Todos los centros deberían desarrollar una perspectiva intercultural e inclusiva.
Es muy negativa la percepción de diferente estatus de los centros en función de la composición de su alumnado y los prejuicios que se proyectan sobre el mismo. El doble sistema educativo escuela pública - escuela privada (solo el 7-10% del alumnado gitano está en la escuela privada/concertada) colabora, consolida y a menudo legitima esta diferencia.

- Hay que intervenir con una perspectiva intercultural con el alumnado gitano
Es preciso considerar su cultura como un factor importante en su escolarización, pero siempre desde un planteamiento global.

- La educación intercultural es una propuesta de todo el centro.
No solo actuaciones específicas para la población gitana, por ejemplo.

- Los proyectos educativos interculturales deben incorporar una perspectiva comunitaria
Es uno de los factores que facilitan el éxito escolar: apoyo familiar, buena relación con el centro y sus profesionales, expectativa familiar positiva sobre el propio hecho de la escolarización.

- Analizar la multiculturalidad del contexto y las relaciones e intercambios que en él se producen.

- Debe evitarse focalizar la atención sobre una de la diversidades del contexto o, más aún, establecer una dialéctica nosotros/as-ellos/as; por ejemplo payos-gitanos.

- Debemos procurar ejemplos de la realidad social que muestren elementos culturales comunes, independientemente del grupo identitario al que cada cual se adscriba.

- Materiales curriculares elaborados desde una perspectiva intercultural donde la cultura gitana aparezca como una perspectiva más.

- Debemos educar a todos nuestros alumnos/as para conocer y entender la cultura de los otros y, al mismo tiempo, explicar la inconveniencia de los clichés, estereotipos, etiquetas.

- Es necesario mostrar la variedad y heterogeneidad interna de las culturas, evitando una explicación estática de la cultura

- Debemos educar a nuestros alumnos y alumnas para analizar y entender los procesos de cambio cultural. Algo habitual que no atenta a la identidad y que, por tanto, debe asumirse como natural.

- Hay que promover la expresión de los elementos identitarios y facilitar una seguridad afectiva, de aceptación.

- Debemos mostrar a nuestros alumnos y alumnas ejemplos de situaciones de discriminación y desigualdad en nuestra sociedad.

- Debemos incardinar la intervención educativa en planes integrales. Naturalmente, las posibilidades del éxito escolar y continuidad en la escolarización de una parte del alumnado gitano tienen que ver con la relación entre una buena educación intercultural e inclusiva y la intervención para atender sus necesidades y dificultades económicas, de vivienda, sanidad, marginalidad, etc.

.

logo UE-Fondo Europeo para la Integración
logo